¿Quieres evitar atracones, empachos (y culpa)?

Todos (hasta el mejor de nosotros) tenemos serio riesgo de cometer todo tipo de excesos. A pesar de nuestras buenas intenciones, el entorno parece que nos empuja a abandonarnos a las tentaciones que nos rodean en estas fiestas. Lo peor es que podemos entrar en un círculo vicioso que termina con la intención de empezar una dieta como propósito de Año Nuevo. Propósitos que como todos sabemos suelen estar abocados al fracaso pues están motivados por la culpa.

¿Te suena esta sensación? ¿Quieres saber qué puedes hacer para que estas Navidades sean diferentes y entres en el 2018 con una lista renovada de propósitos?

Comer con Conciencia

Creo que la sugerencia más útil para recorrer el maratón de fiestas y comidas que nos espera en los próximos días es COMER CON CONCIENCIA.

¿Qué significa comer con conciencia?. Significa estar presente en el AHORA mientras saboreas, respiras, disfrutas y das gracias por los alimentos que vas a comer.

Estas fiestas son una gran oportunidad para empezar con la práctica de COMER CON CONCIENCIA. Ponemos más atención en crear un espacio bonito y atractivo para disfrutar de toda la experiencia culinaria de estos días. Además, nos tomamos más tiempo de lo habitual en disfrutar de las comidas y en pasar tiempo con familia y amigos.

Puedes empezar tu práctica de comer con conciencia ANTES de empezar a comer. Tómate unos segundos para apreciar y dar gracias (interna o externamente) por los alimentos que vas a comer. Piensa en el suelo y ecosistema que ha hecho posible que crezcan esos alimentos y en todas las personas que han hecho posible que estos alimentos lleguen a tu plato (agricultor, transportista, tendero, cocinero…). Presta atención a la energía que te llega de los alimentos que unos instantes más tarde van a formar parte de tu cuerpo.

Si sabes que tienes tendencia a empacharte, un pequeño gran truco es utilizar platos más pequeños. Parece obvio y lo es. El primer truco para comer menos es utilizar platos pequeños. Los estudios lo confirman, cuanto más grande es el plato más comemos.

Nutrición para el alma

Los alimentos llevan asociados una fuerte carga emocional que los convierten en sustancias potencialmente “adictivas”. Desde la infancia asociamos ciertos alimentos con los sentimientos de amor y ser cuidados. Así, no es extraño que con el consumo de ciertos alimentos y comidas busquemos esa sensación de ser queridos y nutridos emocionalmente. Especialmente es estas fechas cuando las relaciones emocionales pueden ser particularmente estresantes.

Por eso prefiero no dar listas de alimentos que hay que evitar en estas fechas. Fíjate que hablo de ALIMENTOS y no productos empaquetados. No creo en que haya alimentos buenos o malos. Lo que es importante es comprar alimentos de calidad, de estación y locales. Alimentos frescos llenos de vida que te sacian y nutren. Lo más importante es desarrollar la conexión entre lo que comes y bebes y cómo te hace sentir. El disfrute emocional de platos especiales de estas fechas en compañía de aquellos que queremos es alimento para el alma. Y por eso es importante disfrutar del placer de comer. Sin culpa.

Hábitos sostenibles en el tiempo

La culpa, la rabia o la vergüenza suelen ser el detonante de comer de modo compulsivo o emocional. Estas emociones están también presentes después de darse un atracón, empezando así un círculo vicioso difícil de controlar.

Esta actitud de falta de control con la comida se refleja en que año tras año, el numero de consultas desciende en picado en Diciembre para repuntar con igual intensidad en Enero. Sobre todo el interés en nuestro Programa DETOX grupal de Primavera. Pero este año estoy observando entre mis clientes un cambio de tendencia interesante pues solicitan una consulta en Diciembre para saber cómo navegar con éxito estas fiestas.

Yo estoy encantada pues se confirma lo que los estudios nos indican. La mejor manera de conseguir implantar hábitos saludables a largo plazo es a través de la toma de conciencia y desarrollando la conexión entre lo que comes y cómo te hace sentir. Cuando tienes esa experiencia directa, podrás tomar decisiones saludables en cuanto a tu alimentación. Y lo más importante es que lo harás porque tienes la experiencia directa de lo que te hace sentir bien y no desde la represión u obligación, insostenibles en el largo plazo.

Si sabes que caerás en empachos y atracones, lo inteligente es aprender de los errores y empezar a cambiar tus hábitos de alimentacion y estilo de vida. Para eso, desde Beewellness hemos creado dos programas que te pueden ayudar . Uno es nuestro popular Program DETOX grupal . Son 6 semanas para apoyar al cuerpo en el proceso de eliminacion del alcohol, grasas y azucares que hemos consumido en exceso.

Si prefieres empezar poco a poco tus hábitos, te puede interesar el  Aprendiendo a comer sano. Es un programa modular y grupal dirigido a aquellos que quieran empezar a cambiar sus hábitos de alimentación poco a poco, sin pasar hambre y disfrutando del placer de cocinar y comer. Este programa enseña conceptos básicos de nutrición para que crees tu Plato Saludable. Después te lleva de compras para renovar tu despensa y tu nevera. Y en el último módulo te invitamos a nuestra cocina para aprender y disfrutar sabrosos platos saludables.

Los TIPS

  • Usa platos pequeños si quieres comer menos
  • Tómate unos segundos iniciales para dar gracias
  • Mastica bien. Cuanto más despacio comas menos riesgo tienes de empacharte
  • Deja el móvil en el bolso o la chaqueta mientras comes
  • Compra alimentos frescos, de calidad, de estación y locales
  • Observa la conexión entre lo que comes y bebes y cómo te sientes
  • Disfruta del placer de comer. Sin culpa.
  • Empieza a cambiar tus hábitos de manera efectiva y con conciencia con alguno de los programas grupales de Beewellnes

Espero este articulo te ayude a celebrar estas fiestas de manera diferente. A mi me gustaría saber, ¿cómo vives estas fiestas?, ¿qué haces para evitar excesos?

Deja tu comentario