Caldo de huesos (bone broth)

Receta tradicional para la vida modera. Es el alimento medicina por excelencia. Es un caldo muy rico en gelatina (colágeno) y minerales. Estos caldos son excepcionalmente nutritivos, y ejercen una actividad anti-inflamatoria y de apoyo al sistema inmunitario.  Imprescindible si estás en convalescencia de cualquier tipo, haciendo un detox y si necesitas recuperar  la permeabilidad de tu intestino. Como beneficio extra lo notarás en  la calidad de tus huesos y el aspecto de tu piel. ¿Necesitas más argumentos para empezar a poner el caldo en marcha? Tienes todos los detalles nutricionales al final de este post.

ingredientes

  • 1 o 2 carcasas de pollo ecológico: aprovecha todas las partes como las patas, cuello, higaditos…
  • 3-4 litros de agua (cubrir el pollo dentro de la olla)
  • 1 cebolla grande cortada en  cuatro trozos
  • 50g de setas shiitake frescas/secas
  • 1 chirivías
  • 2 zanahorias
  • 3 dientes de ajo
  • 1 ramo de perejil
  • 3 C soperas de vinagre de manzana/sidra ecológico
  • trocito de hoja de kombu
  • pizca de sal marina sin refinarp
  • 10 granos de pimienta

modo de preparación

  1. Limpiar las carcasas y ponerlas en una olla grande y cubrir con agua fría y llevar a hervir
  2. Retira la grasa y la espuma (de los huesos) que vaya subiendo a la superficie y añadir agua si es necesario
  3. Añadir las verduras y el resto de ingredientes. Tapar la olla.
  4. Cocer durante un mínimo de 4 horas a fuego muy bajo. También puedes hacerlo en olla lenta durante 12 h ( y hasta 24 h) en modo SLOW.  En olla exprés lleva unas 2 h a fuego bajo.
  5. Una vez terminado el tiempo de cocción, retirar las carcasas y aprovecha toda la carne que está en los huesos. Guárdala aparte para añadir a tus platos.
  6. Colar todo el caldo con colador de malla fina.  Si quieres puedes triturar las verduras y comértelas en forma de puré, pero lo mejor de las verduras, setas y algas ya está en el caldo!
  7. De los 3-4 litros iniciales nos dan un 1,5-2 l de caldo. Guardar en tarros de cristal de unos 500 ml  en el congelador para tener disponible toda la semana.
  8. En nevera aguanta unos 3-4 días. En el congelador (de 3 estrellas mínimo) unos 3 meses.

imagenes de los pasos

notas

  • Nota nutricional:Estos caldos aportan proteínas (prolina y glicina), minerales, vitaminas y los elementos esenciales tanto para el sistema inmunitario como para la recuperación de las células del tracto intestinal. Las sustancias gelatinosas alrededor de los huesos son uno de los mejores remedios para el sistema inmunitario y digestivo. Ejercen además una actividad anti-inflamatoria y ayudan al hígado en su capacidad detoxificadora. Son muy apreciados en muchas culturas por su poder curativo. Pero además  los últimos estudios  confirman estas propiedades curativas. Son imprescindibles en casos de enfermedad, recuperación de cirugías, problemas digestivos, alergias, para la salud de tus huesos y para detoxificar.
  • El caldo de pollo es el más suave para tu sistema digestivo y el que recomiendo para empezar. También lo puedes hacer con 2-3 huesos de ternera (rodilla, columna, caña…) o con cabezas y espina de pescados como merluza, rape, congrio, morralla…
  • Una vez frío, el caldo debe tener una consistencia gelatinosa. Esto nos da indicación de que hemos sacado todo el colágeno y minerales de los huesos.
  • También puedes congelar en forma de cubitos para tenerlo siempre listo para añadir a los guisos.

Deja tu comentario